Tratamiento de pie equinovaro en Villahermosa

Servicios Médicos
TRATAMIENTO DE PIE EQUINOVARO
El pie equinovaro, también conocido como talipes equinovarus (TEV) o pie bot, es un defecto de nacimiento, en el que el pie se encuentra torcido o invertido hacia dentro y hacia abajo, semejando un palo de golf. Sin tratamiento, las personas afectadas frecuentemente aparentan caminar apoyados en sus tobillos. Es un defecto común de nacimiento, y ocurre en aproximadamente 1 de cada 1000 neonatos. Aproximadamente el 50% de los casos de pie equinovaro son bilaterales (o sea, sucede en ambos pies). En muchos casos hay una incidencia de dismelia aislada. La incidencia en varones es más o menos el doble que en mujeres. Hay diversas causas para el pie equinovaro: Síndrome de Edwards, un defecto genético con tres copias del cromosoma 18 Causas genéticas con una tasa de incidencia alta cuando diversos miembros de la familia poseen la condición. Influencias externas tales como compresión intrauterina por oligohidroamnios (falta de líquido amniótico) o por síndrome de banda amniótica. Puede estar asociado con otros defectos de nacimiento tales como espina bífida quística. Esta malformación congénita está relacionada con el uso de MDMA («éxtasis») durante el embarazo. El pie equinovaro es tratado con manipulación de un cirujano ortopedista, pediatra o fisioterapeuta. Seguido a la manipulación se fija. El «método francés de fisioterapia» usa la fijación para mantener la postura correcta. Las manipulaciones del pie comienzan en una o dos semanas posteriores al nacimiento. Incluso con un tratamiento exitoso, el pie afectado (o ambos) puede ser más pequeño que el otro, y ese detalle puede ser evidente en comparación a una talla normal. Al aplicar la terapia el fisioterapeuta puede estirar múltiples veces el pie y fijarlo con una férula o enyesarlo a medida que el tratamiento prosigue el médico puede cambiar la medida del enyesado o la férula a fin de lograr un estiramiento paulatino de los tendones. Para evitar una recidiva puede recurrirse al uso de los métodos anteriores hasta la edad de 4 años usando un fijador durante la noche. Otro método de corrección es conocido como el método Ponsetí. Aunque el método fue descrito por el médico español Ignacio Ponsetí en los años cincuenta, no logró una amplia audiencia hasta que fue popularizado por el doctor John Herzenberg en el año 2000. Si bien inicialmente el método fue muy discutido, frente a la tradicional cirugía invasiva, lentamente —gracias a su economía y su sencillez— ha terminado imponiéndose como el tratamiento estándar para esta enfermedad, tanto en países más ricos como en países en vía de desarrollo. Si bien el tratamiento de los niños con esta dolencia exige un pleno conocimiento y experiencia de los técnicos que lo aplican para obtener su plena eficacia, lo cual demuestra la lectura de Actas de los Técnicos que comienzan con su aplicación, animados por la experiencia de doctores como el propio Ponsetí o la doctora Ana Ey y el doctor Rafael Casielles, entre otros. Las manipulaciones del pie difieren sutilmente de las tradicionales que han prevalecido durante el siglo XX. El mantenimiento de la corrección puede requerirse por tiempo completo (23 o 24 horas al día) usando un entablillado o enyesado muy ligero, que debe renovarse regularmente; para continuar al finalizar el tratamiento con yesos; con unas férulas de refuerzo que al final se utilizarán únicamente durante la noche, hasta los ó 5 años de edad, para evitar recidivas (siendo los tiempos muy elásticos y dependiendo en todo caso de la evaluación del paciente y del criterio del médico especialista). Aproximadamente un 80% de los infantes requieren la aplicación de una tenotomía percutánea, que es una incisión muy pequeña en el tendón de Aquiles , que se practica una vez terminada la colocación de los yesos correctivos a las 6 o 9 semanas de nacimiento y no suele dejar ni una mínima señal en la piel del bebé. Aproximadamente el 25% de los infantes tratados con éste método requieren una intervención quirúrgica de tendón después de los 2 años de edad. Mientras que ello requiere el uso de anestesia general, es relativamente una cirugía menor que corrige el desbalance muscular persistente evitando alterar las uniones del pie.
HOSPITAL ANGELES
Torre de Especialidades . Primer Piso Consultorio 110 Av. Prolongación Paseo Usumacinta s/n, Col. Tabasco 2000, Villahermosa, Tabasco
Consultas: (993) 310 0447
Horario: 9 a 13 hrs - 16 a 20 hrs. Lunes a Sábado
ATENCION DE URGENCIAS
Calle Independencia 108, Primero de Mayo, Villahermosa, Tabasco

Dr. Jaime Hernández Hernández . Médico Especialista en Traumatología y Ortopedia

Torre de Especialidades, Hospital Angeles, Primer Piso Consultorio 110, Villahermosa, Tabasco

Urgencias: 993 315 9660 / 993 183 8320
Horario: 24 hrs. / Lunes a Domingo
Torre de Especialidades . Primer Piso Consultorio 110 Av. Prolongación Paseo Usumacinta s/n, Col. Tabasco 2000, Villahermosa, Tabasco
Dr. Jaime Hernández Hernández
Traumatología y Ortopedia
Servicios Médicos
TRATAMIENTO DE PIE EQUINOVARO
El pie equinovaro, también conocido como talipes equinovarus (TEV) o pie bot, es un defecto de nacimiento, en el que el pie se encuentra torcido o invertido hacia dentro y hacia abajo, semejando un palo de golf. Sin tratamiento, las personas afectadas frecuentemente aparentan caminar apoyados en sus tobillos. Es un defecto común de nacimiento, y ocurre en aproximadamente 1 de cada 1000 neonatos. Aproximadamente el 50% de los casos de pie equinovaro son bilaterales (o sea, sucede en ambos pies). En muchos casos hay una incidencia de dismelia aislada. La incidencia en varones es más o menos el doble que en mujeres. Hay diversas causas para el pie equinovaro: Síndrome de Edwards, un defecto genético con tres copias del cromosoma 18 Causas genéticas con una tasa de incidencia alta cuando diversos miembros de la familia poseen la condición. Influencias externas tales como compresión intrauterina por oligohidroamnios (falta de líquido amniótico) o por síndrome de banda amniótica. Puede estar asociado con otros defectos de nacimiento tales como espina bífida quística. Esta malformación congénita está relacionada con el uso de MDMA («éxtasis») durante el embarazo. El pie equinovaro es tratado con manipulación de un cirujano ortopedista, pediatra o fisioterapeuta. Seguido a la manipulación se fija. El «método francés de fisioterapia» usa la fijación para mantener la postura correcta. Las manipulaciones del pie comienzan en una o dos semanas posteriores al nacimiento. Incluso con un tratamiento exitoso, el pie afectado (o ambos) puede ser más pequeño que el otro, y ese detalle puede ser evidente en comparación a una talla normal. Al aplicar la terapia el fisioterapeuta puede estirar múltiples veces el pie y fijarlo con una férula o enyesarlo a medida que el tratamiento prosigue el médico puede cambiar la medida del enyesado o la férula a fin de lograr un estiramiento paulatino de los tendones. Para evitar una recidiva puede recurrirse al uso de los métodos anteriores hasta la edad de 4 años usando un fijador durante la noche. Otro método de corrección es conocido como el método Ponsetí. Aunque el método fue descrito por el médico español Ignacio Ponsetí en los años cincuenta, no logró una amplia audiencia hasta que fue popularizado por el doctor John Herzenberg en el año 2000. Si bien inicialmente el método fue muy discutido, frente a la tradicional cirugía invasiva, lentamente —gracias a su economía y su sencillez— ha terminado imponiéndose como el tratamiento estándar para esta enfermedad, tanto en países más ricos como en países en vía de desarrollo. Si bien el tratamiento de los niños con esta dolencia exige un pleno conocimiento y experiencia de los técnicos que lo aplican para obtener su plena eficacia, lo cual demuestra la lectura de Actas de los Técnicos que comienzan con su aplicación, animados por la experiencia de doctores como el propio Ponsetí o la doctora Ana Ey y el doctor Rafael Casielles, entre otros. Las manipulaciones del pie difieren sutilmente de las tradicionales que han prevalecido durante el siglo XX. El mantenimiento de la corrección puede requerirse por tiempo completo (23 o 24 horas al día) usando un entablillado o enyesado muy ligero, que debe renovarse regularmente; para continuar al finalizar el tratamiento con yesos; con unas férulas de refuerzo que al final se utilizarán únicamente durante la noche, hasta los ó 5 años de edad, para evitar recidivas (siendo los tiempos muy elásticos y dependiendo en todo caso de la evaluación del paciente y del criterio del médico especialista). Aproximadamente un 80% de los infantes requieren la aplicación de una tenotomía percutánea, que es una incisión muy pequeña en el tendón de Aquiles , que se practica una vez terminada la colocación de los yesos correctivos a las 6 o 9 semanas de nacimiento y no suele dejar ni una mínima señal en la piel del bebé. Aproximadamente el 25% de los infantes tratados con éste método requieren una intervención quirúrgica de tendón después de los 2 años de edad. Mientras que ello requiere el uso de anestesia general, es relativamente una cirugía menor que corrige el desbalance muscular persistente evitando alterar las uniones del pie.

Tratamiento de pie equinovaro en

Villahermosa

Dr. Jaime Hernández Hernández . Médico Especialista en

Traumatología y Ortopedia

Torre de Especialidades, Hospital Angeles, Primer Piso

Consultorio 110, Villahermosa, Tabasco

Dr. Jaime Hernández Hernández
Traumatología y Ortopedia

Tratamiento de pie

equinovaro en Villahermosa

Dr. Jaime Hernández Hernández

Traumatología y Ortopedia

Torre de Especialidades - Hospital Angeles

Primer Piso, Cons. 110

Villahermosa, Tab.

Servicios Médicos
El pie equinovaro, también conocido como talipes equinovarus (TEV) o pie bot, es un defecto de nacimiento, en el que el pie se encuentra torcido o invertido hacia dentro y hacia abajo, semejando un palo de golf. Sin tratamiento, las personas afectadas frecuentemente aparentan caminar apoyados en sus tobillos. Es un defecto común de nacimiento, y ocurre en aproximadamente 1 de cada 1000 neonatos. Aproximadamente el 50% de los casos de pie equinovaro son bilaterales (o sea, sucede en ambos pies). En muchos casos hay una incidencia de dismelia aislada. La incidencia en varones es más o menos el doble que en mujeres. Hay diversas causas para el pie equinovaro: Síndrome de Edwards, un defecto genético con tres copias del cromosoma 18 Causas genéticas con una tasa de incidencia alta cuando diversos miembros de la familia poseen la condición. Influencias externas tales como compresión intrauterina por oligohidroamnios (falta de líquido amniótico) o por síndrome de banda amniótica. Puede estar asociado con otros defectos de nacimiento tales como espina bífida quística. Esta malformación congénita está relacionada con el uso de MDMA («éxtasis») durante el embarazo. El pie equinovaro es tratado con manipulación de un cirujano ortopedista, pediatra o fisioterapeuta. Seguido a la manipulación se fija. El «método francés de fisioterapia» usa la fijación para mantener la postura correcta. Las manipulaciones del pie comienzan en una o dos semanas posteriores al nacimiento. Incluso con un tratamiento exitoso, el pie afectado (o ambos) puede ser más pequeño que el otro, y ese detalle puede ser evidente en comparación a una talla normal. Al aplicar la terapia el fisioterapeuta puede estirar múltiples veces el pie y fijarlo con una férula o enyesarlo a medida que el tratamiento prosigue el médico puede cambiar la medida del enyesado o la férula a fin de lograr un estiramiento paulatino de los tendones. Para evitar una recidiva puede recurrirse al uso de los métodos anteriores hasta la edad de 4 años usando un fijador durante la noche. Otro método de corrección es conocido como el método Ponsetí. Aunque el método fue descrito por el médico español Ignacio Ponsetí en los años cincuenta, no logró una amplia audiencia hasta que fue popularizado por el doctor John Herzenberg en el año 2000. Si bien inicialmente el método fue muy discutido, frente a la tradicional cirugía invasiva, lentamente —gracias a su economía y su sencillez— ha terminado imponiéndose como el tratamiento estándar para esta enfermedad, tanto en países más ricos como en países en vía de desarrollo. Si bien el tratamiento de los niños con esta dolencia exige un pleno conocimiento y experiencia de los técnicos que lo aplican para obtener su plena eficacia, lo cual demuestra la lectura de Actas de los Técnicos que comienzan con su aplicación, animados por la experiencia de doctores como el propio Ponsetí o la doctora Ana Ey y el doctor Rafael Casielles, entre otros. Las manipulaciones del pie difieren sutilmente de las tradicionales que han prevalecido durante el siglo XX. El mantenimiento de la corrección puede requerirse por tiempo completo (23 o 24 horas al día) usando un entablillado o enyesado muy ligero, que debe renovarse regularmente; para continuar al finalizar el tratamiento con yesos; con unas férulas de refuerzo que al final se utilizarán únicamente durante la noche, hasta los ó 5 años de edad, para evitar recidivas (siendo los tiempos muy elásticos y dependiendo en todo caso de la evaluación del paciente y del criterio del médico especialista). Aproximadamente un 80% de los infantes requieren la aplicación de una tenotomía percutánea, que es una incisión muy pequeña en el tendón de Aquiles , que se practica una vez terminada la colocación de los yesos correctivos a las 6 o 9 semanas de nacimiento y no suele dejar ni una mínima señal en la piel del bebé. Aproximadamente el 25% de los infantes tratados con éste método requieren una intervención quirúrgica de tendón después de los 2 años de edad. Mientras que ello requiere el uso de anestesia general, es relativamente una cirugía menor que corrige el desbalance muscular persistente evitando alterar las uniones del pie.
TRATAMIENTO DE PIE EQUINOVARO
Dr. Jaime Hernández Hernández
Traumatología y Ortopedia
Torre de Especialidades y Hospital Ángeles . Villahermosa, Tab.